miércoles, 22 de noviembre de 2017

Rumbo


Llevaba el día las bocas abiertas, los labios ceñidos a las circunstancias, y el sol de una dulce poesía, en medio. Y no supe si la palabra fue manantial de sueños o solo un mundo de cerrojos que se abría lento. Y encendí el alma con una melodía que canta a la vida a pesar de las muertes, como los viejos soñadores que caminan cansados su derrotero, pero no cejan en caminar a la par de sus sueños.

domingo, 12 de noviembre de 2017

Cautivos de un día


¡Ay de las palabras
en su dicotomía
de cielos azules
y nubes espinas!
¡Ay de la Poesía
que abraza
la vida
a sabiendas
de estar encadenada
a la muerte misma!
¡Ay del corazón
de ojos abiertos
en el desafío
de espejar
el mundo
con un latido!
Y sin embargo,
Yacemos aquí
cautivos de un día
en la nebulosa
de renacer
con un poco de tinta.